¿Qué son las remesas y por qué son importantes?

Remesas

Una remesa es una transferencia internacional, un envío de recursos que llegan a un destino diferente de donde se originaron. Normalmente está muy ligado a la migración y el desarrollo, y cuando se menciona la palabra se asocia rápidamente al envío de dinero que hacen los migrantes hacia su país de origen, para sus familiares o seres queridos. 

Ayudar con los gastos del hogar, costear la educación de los hijos, el cuidado de los padres, de los mayores o de algún familiar enfermo, son algunos de los objetivos de las remesas, estos pueden variar, lo cierto es que 1 de cada 7 personas, 1.000 millones en todo el mundo, participan en este envío y recepción de dinero. Y a pesar de problemáticas recientes como la pandemia, el conflicto o la inestabilidad política de algunos países, según datos del Banco Mundial, las remesas enviadas a países de ingreso mediano bajo alcanzaron los 605.000 millones de dólares en 2021, y hubo un crecimiento de más del 8% con respecto a 2020. 

Los países en vía de desarrollo registran un mayor ingreso de remesas dado que allí se encuentra un gran número de emigrantes que buscan mejores oportunidades en lugares donde se goza de mayor estabilidad. El año pasado, por ejemplo, a Colombia ingresaron, en materia de remesas, recursos por cerca de 8.600 millones de dólares, en su mayoría provenientes de Estados Unidos, España y Chile.

¿Por dónde se envían normalmente las remesas?

  • Bancos: es posible enviar el dinero a una cuenta a otro país directamente desde su cuenta de ahorros o cheques en el exterior. Además de los datos básicos de la persona que recibe el giro, se requiere del código swift del banco en Colombia. Cada entidad financiera puede tener unos procedimientos específicos y costos por este servicio. 
  • Compañías especializadas en transferencias de dinero: basta con entregar el dinero en una de las oficinas de estas compañías y dar los datos de la persona que lo recibirá para que este llegue al país. 
  • Plataformas online: desde la comodidad de su casa puede enviar el dinero, a través de transferencias electrónicas entre bancos asociados, y este puede ser retirado en ventanilla o abonado directamente a la cuenta de quien lo recibe.

Tipos de remesas

  • Remesas informales: corresponden al dinero que es enviado por medio de parientes, familiares o alguien de confianza. No queda un registro en las estadísticas de las cuentas nacionales. 
  • Remesas formales: son aquellas que se transfieren a través de canales oficiales del sistema financiero y, por ello, sí se registran en las estadísticas de ingreso de divisas al mercado nacional. Intervienen en este proceso bancos, cooperativas de crédito o proveedores de transferencias. 

Ventajas de las remesas

  • Debido al alto valor que pueden llegar a tener algunas monedas, versus la colombiana, la conversión puede generar grandes ganancias. 
  • Mayor ingreso de divisas al país, esto permite que se mantenga cierta estabilidad en el tipo de cambio y se maneje un nivel de precio adecuado.
  • Disminución de la pobreza porque las personas que reciben las remesas disponen de más dinero para cubrir gastos médicos y educativos, entre otros. Además, se incrementan las inversiones

Aunque las remesas pueden mejorar la calidad de vida de quien las recibe, algunos expertos señalan que en ciertos casos pueden motivar el conformismo y condenan a la persona a una dependencia económica. Es por eso que resulta fundamental administrar correctamente este ingreso y optimizar su uso para sacarle el mejor provecho.

Tips para aprovechar las remesas

Es lógico que las remesas se utilicen para cubrir gastos, de hecho, el 75% de este dinero se destina a comprar alimentos y costear gastos médicos, domésticos o de escolarización, ¿cómo hacer que estos fondos rindan?

  • Evitar los costos adicionales: optar por entidades o compañías que, por supuesto, ofrezcan seguridad y tranquilidad en el proceso, pero sus cobros no sean muy altos. Asimismo, elegir proveedores cercanos a donde residen los familiares, para evitar los gastos de transporte.
  • Diferenciar entre necesidades y deseos: ¿Qué es lo que realmente necesita? En algunas ocasiones las remesas se utilizan para aquello que se quiere (una nueva consola de videojuegos) y no para lo que se necesita (la educación de los más pequeños). 
  • Ahorrar: siempre es aconsejable guardar un porcentaje del salario, aunque sea pequeño, para el ahorro, pues bien, las remesas son el “salario” de muchas personas. Esto permite afrontar algunos imprevistos, por si en alguna oportunidad no puede recibir este dinero, y también le ayudará a cumplir sus metas. Aunque no tiene que ser un porcentaje en específico, lo ideal sí es ponerse una meta de ahorro.
  • Invertir: solo al invertir se le está sacando verdadero provecho al dinero y esfuerzo de la persona que está trabajando en el extranjero. Puede invertirse en la creación de activos, como por ejemplo la compra de vivienda, o en actividades generadoras de ingreso, como un negocio.

¿Por qué destinar un porcentaje de la remesa para adquirir vivienda?

  • Facilidades para el financiamiento: las nuevas políticas de crédito incorporan las remesas como aval para el financiamiento; las personas receptoras de este dinero y quienes lo envían pueden generar movimientos financieros que facilitan la aprobación de un crédito de vivienda
  • Un respaldo para el futuro: si desea en algún momento regresar al país, o si un imprevisto ocurre y le toca hacerlo, haber invertido en finca raíz y tener un lugar para llegar y vivir hará que todo sea mucho más sencillo. Además, es el reflejo tangible de tantos años de trabajo. 
  • Un buen negocio: el sector inmobiliario es uno de los más atractivos y seguros. Al invertir en una vivienda podrá disfrutar del inmueble a su medida, rentarlo para generar flujos de ingreso u obtener ganancias en el futuro debido a la valorización del mismo.


Las remesas son sinónimo de oportunidades, pero no solamente para el día a día, también para el futuro, y bien aprovechadas contribuyen al cumplimiento de sueños, como lo es tener su casa propia. En Sabana de los Cerezos o en View 63, ubicados en Bogotá, puede encontrar la vivienda de sus sueños o quizás en El Guayacán en Cali, aquella que se adapta a sus necesidades, ideales para comenzar a invertir el dinero proveniente de su remesa.