Cómo cumplirle a las obligaciones financieras

Pareja Joven en la sala de su casa revisando sus obligaciones financieras para comprar una vivienda.

Los proyectos o compras consideradas como importantes usualmente requieren de financiamiento, y es allí cuando estos pagos se convierten en deudas que se deben cumplir, para lo cual es necesario proyectarse de manera organizada para asumir las obligaciones financieras sin que se conviertan en un dolor de cabeza.

¿Qué son obligaciones financieras?

Estas obligaciones financieras se traducen en pagos de cuotas de créditos, que además de dividir el valor del servicio o producto que se adquiere, suman costos variables como tasas de interés (precio extra a pagar por tener la posibilidad de disfrutar actualmente algo, es decir por adelantado, y no para luego), y términos de pago (relacionado con el plazo a pagar reflejado en el número de cuotas).

¿Qué obligaciones financieras asumir?

Las obligaciones financieras son compromisos ya adquiridos, por lo tanto todas se deben asumir, pero para antes de tomar esta responsabilidad, se debe evaluar qué tipo de deudas adquirir y cuáles no, y de acuerdo a eso organizarse para cumplir con estas obligaciones sin que lleven al agobio, ya que se disminuye el poder adquisitivo.

Como parte de los ingresos se deben separar para pagar la cuota del crédito asumido, y en ese sentido ser consciente de la distribución del dinero con respecto a las prioridades y necesidades frente a aquellas cosas que no son necesarias, en resumidas cuentas, saber con qué capacidad de endeudamiento se cuenta.

Según los expertos en finanzas lo ideal es no excederse del 40% de los ingresos netos mensuales para cubrir obligaciones financieras, es decir, no se debe gastar más de los ingresos adquiridos a través de los negocios o labores, ni pagar más en deudas de lo que realmente se es capaz.

Para tener la claridad de qué deudas son las que se deben asumir, se debe priorizar en el pago de las cuentas regulares como:

  • el pago de arriendo o cuota de crédito para vivienda.
  • la alimentación.
  • los servicios de energía, el agua, el internet.
  • las compras de la casa.
  • la educación propia o de los hijos.

 

Aspectos que deben ser cubiertos con el ingreso fijo o regular. Cuando este no es suficiente se deben replantear los gastos para no endeudarse con estos pagos.

Otros consejos para mantener mayor control de las finanzas personales:

Para tener la claridad de qué momento es el adecuado para endeudarse, en qué cosas y poder cumplir con las obligaciones financieras, se pueden seguir los siguientes consejos:

  • Realizar un desglose de la actividad económica

En el que se consignan los ingresos, que se tiene ya sea a través de un sueldo, una vivienda o local que se tenga en arriendo, inversiones, ventas etc, y a su vez se trazan los gastos como hipotecas, facturas, compras varias, préstamos rápidos o personales.

Así se tiene claridad de cuáles son las obligaciones y gastos y se puede llevar a cabo un balance mensual y anual, para conocer la capacidad y cumplimiento.

  • Estimar posibles imprevistos

Además de tener presente los gastos fijos y variables, se deben estimar los gastos por imprevistos, ya que nadie está exento de emergencias que se deben atender.

Hasta hay fórmulas que facilitan determinar si se está o no en un equilibrio financiero, como:

Equilibrio = Ingresos fijos / (gastos fijos + gastos variables+ estimación imprevistos).

  • Analizar los resultados

Los puntos anteriores son muy útiles para este paso, si hay claridad en los ingresos, egresos e imprevistos se puede conocer si se tienen o no finanzas de manera sana. Y es más práctico responderse preguntas como:

¿Con qué gastos o metas me puedo proyectar?

¿Existe algún gasto que pueda eliminar?

Así se evita improvisar, dejando de lado las malas decisiones, gastos innecesarios o compras compulsivas.

Obligación financiera bien pensada: crédito de vivienda

Una de las inversiones más apetecidas, está alrededor de la compra de vivienda, y como es un proyecto catalogado como importante, la mayor parte de las veces requiere de financiación, y para llegar a ello además de contar con ahorros o subsidios de vivienda, se puede recurrir a un crédito de vivienda.

Según la ley de vivienda en Colombia “las cuotas mensuales de un crédito de vivienda no pueden superar el 30% de los ingresos familiares”, esto precisamente para orientar al cumplimiento de esta obligación financiera. En este sentido la cuota del crédito estaría en el listado de gastos fijos, dentro delos primeros pagos que se debe hacer mensualmente al recibir los ingresos.

Para determinar la viabilidad del crédito se puede indagar en diferentes proyectos de vivienda a los que se puede acceder con plan de pagos que incluyen financiación en Bogotá, Cali, Ricaurte o la Calera.